slow and simply life

Sobre mí

Hola, soy Irene.

Vivo con mi familia en un tranquilo pueblo de la sierra de Madrid, en el que la mayoría del tiempo llevo la «slow and simply life» que siempre he buscado ;-).

No creas que no me ha costado llegar. A veces esta sociedad nos arrastra con su ritmo frenético y sus imposiciones.  Nadar contracorriente nunca es fácil, pero aquí estoy, orgullosa de lo que he conseguido.

Por eso, ahora acompaño a otras personas en ese proceso de cambio que yo he recorrido y en el que he aprendido tanto.

A través de consultas individuales y talleres grupales, ayudo a otros a cuidarse por dentro y por fuera, a la vez que respetamos el planeta.

Juntos, encontramos las herramientas necesarias para reconectar con la naturaleza y con nuestro propio saber. Porque a veces las respuestas están en nosotros mismos, pero nos cuesta escucharnos.

Vale, sé que así dicho puede parecer complicado. Pero luego no lo es. Mi labor es precisamente esa, hacerlo fácil.

Para conseguirlo tengo una mochila llena de recursos:

Técnica Craneo-sacral, Alimentación saludable, Naturopatía, Flores de Bach, Reflexología Podal, Masaje Pressel, Cosmética natural, Técnicas metamórficas, Kinesiología, Hidroterapia, Par Biomagnético, Auriculoterápia…

Durante mucho tiempo me he formado en técnicas complementarias y aún sigo, porque nunca me canso. Cuando algo te apasiona no puedes parar.

Un trocito de mi historia…

Desde que puedo recordar, la medicina complementaria y la preocupación por el cuidado del medio ambiente estuvieron presentes en mi vida.

Unos padres comprometidos se ocuparon de transmitirme esos valores y muchos otros:

El amor por los animales, la naturaleza, la crianza natural …

También la visión holística del ser humano como un todo, con sus etapas y procesos, en los que son importantes temas como la alimentación, la salud o la educación.

Me considero afortunada ;-).

Con estos antecedentes, no es raro que en 2010 dejara aparcada mi labor como Técnico Forestal porque, aunque me encanta la naturaleza, sentía que estaba en contacto con otro aspecto de la misma: sus propiedades medicinales.

A veces digo en broma que “era demasiado campo para mí” ;-).

Mi trabajo en un herbolario me ayudó a descubrir un mundo que siempre me había llamado, pero que nunca me atreví a explorar hasta ese momento.

Y la realidad es que desde que tomé esa decisión de cambio, siento que el camino ha sido fácil y se ha ido construyendo solo hasta aquí.

Una cosa me llevó a la otra.

Siento que ayudo a muchas personas a vivir mejor y más felices consigo mismas.

Los que me conocen dicen que tengo cualidades e intuición para saber lo que necesita la gente.

Para hacer que se sientan cuidados, atendidos, arropados…

Yo creo que soy feliz haciendo algo que me encanta, algo en lo que creo.

Y supongo que eso es lo que perciben. Eso me gusta pensar.

Mi propuesta es sencilla.

Trabajo con estas premisas:

– Tú eres la persona que mejor se conoce. Sabes cuáles son tus límites, y tus circunstancias.

– Por eso mismo, tú decides hasta dónde puedes llegar y marcas tus objetivos.

– Yo me ocupo de acompañarte para apoyarte y hacer que lo que te resulta difícil, sea más fácil.

– Te doy herramientas que realmente están a tu alcance, aunque a veces no lo sabes.

– Las cosas más sencillas, suelen ser las más realistas.

Cuando trabajas conmigo, juntos planteamos metas alcanzables y acciones que realmente vayas a poder incorporar a tu vida. Las cosas complicadas se abandonan en poco tiempo, créeme.

Si yo te dijera lo que tienes que hacer, sería más probable que un día me plantearas «Irene, todo esto está muy bien, pero yo no puedo». O peor, que no me lo dijeras y te dieran ganas de tirar la toalla.

Así que yo no trabajo así.

Sé que la mejor forma de ayudarte es siendo flexible y adaptándome a tu ritmo. Aunque si pienso que puedes dar más, también te lo diré. Y si estás de acuerdo, trabajaremos para conseguirlo.

Slow, Healthy and Simply Life

Como te he contado, mi objetivo en este proceso personal y profesional es conseguir el bienestar integral:

  • Cuidarnos, cuidando a la vez nuestro entorno. Cuidarnos por dentro, protegiendo lo de fuera;
  • Reducir nuestra huella en el planeta mediante un consumo consciente.
  • Cuidar de la naturaleza que heredarán nuestros nietos.

Todos podemos aprender a llevar una vida mucho más natural, respetuosa y saludable, sin morir en el intento.

Si compartes mi visión y alguna vez quieres que te ayude a implicarte sin complicarte, estaré por aquí.

conóceme

«Una vida social saludable sólo se consigue cuando en el espejo de cada alma, la comunidad entera encuentra su reflejo. Y cuando la virtud de cada uno, vive en toda la comunidad».
Rudolf Steiner (1861-1925)

¿Charlamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *